Una ciudad llena de vida.

 Ya estoy de vuelta con el primer super-post que prometí (y digo súper-post porque es bastante extenso), y es nada más y nada menos que el de mi viaje a Barcelona.

Es imposible dejar constancia de todo lo que hice, y menos detalladamente, pero espero al menos aproximarme y que veáis algo de lo que esta preciosa ciudad me ha enseñado.

Verdaderamente es una ciudad muy bonita, muy cosmopolita, y sobre todo, muy turística, pues lo que más he visto han sido turistas (y sobre todo todísimo japoneses).

Pero bueno, vayamos poco a poco, viendo lo que vi y que muestro a través de mis fotografías, que también son muy poquitas porque me es imposible subirlas todas al blog o a la web.

Así que sin más dilación empecemos por mi itinerario y mis recomendaciones.

 El primer día intentamos ir al Park Güel pero fue un intento fallido, porque había una cola bastante considerable para comprar la entrada... y después de hacerla no sólo valía más cara que si la comprabas online, sino que había varias horas de espera para poder entrar. Consejo: si vas a visitar la parte cerrada del parque, saca tus entradas online, y además de poder elegir la hora de entrada, podrás ahorrar un par de euros, al menos. Y eso fue lo que hicimos al final. Está bastante guay y tal, pero había demasiados turistas, hasta el punto de que no puedes a penas ni hacer fotos, siempre hay infiltrados! Pero bueno, supongo que es algo que hay que ver si vas a Barcelona. También tiene muy buenas vistas de la ciudad.


Por el centro de Barcelona hay un montón de barrios por los que merece la pena callejear. Entre ellos, el Barrio de Gracia. Nos hizo un día de sol espectacular, y por ello aprovechamos para tomar unas cervecitas en la plaza del Sol, y concretamente en el bar Sol de Nit, que hacen unas Calçots fritas buenísimas.

Muy cerca de la Sagrada Familia hay un sitio genial para merendar: Chocolat. Tienen bastante ofertas, y por 4€ te tomas un café calentito con un gofre (como hice yo). Y otro sitio que también está genial es una cadena de panaderías, que además las hay por toda la ciudad, y es MacxiPa. También tienen un montón de ofertas; yo probé una hojaldrada de espinacas que estaba recién hecha y me dio la sensación de no haber probado nada tan bueno en mi vida!!! o al menos nada de ninguna panadería... Aunque la verdad es que también iba con mucha habre... ;)

Una sorpresa con la que nos encontramos el primer día, y que está más o menos cerca de la Torre Agbar y de Diagonal, fue Pujades (pueblonuevo). Un espacio se inauguraba ese día, como sala de exposiciones alternativas. Había música electrónica en directo y además estaba patrocinado por Heineken, por lo que pudimos tomarnos más de una cerveza gratis! Algo no muy común en Barcelona. A mi instagram subí algún que otro vídeo.

Lo que más hicimos fue pasear, intentando evitar el metro, y ver lo máximo de la ciudad, y así llegamos a la Sagrada Familia, que está restaurándose ( y no me gusta nada ir a un sitio y que esté en obras, pero bueno, al menos no estaba tapada, como sí lo estaba una parte del parque Güel). En la foto mi faceta friki de photshop ya se ha ocupado de hacer desaparecer las gruas...

Un apunte, a tener en cuenta, es que hay sitios que es mejor visitarlos de noche, como por ejemplo la Torre Agbar, pues es cuando se ilumina de colores y cuando más bonita se ve, (otro sitio típico de Barcelona que también hay que visitar, aunque verdaderamente no sea nada del otro mundo).


Cita Obligada: el mercado de Les Encants. Fue de lo que más me gustó, porque como podréis observar tiene un techo precioso de espejos, y me flipé bastante haciendo fotos de esos reflejos. Además puedes encontrar cualquier cosa, antigua o nueva, y tienen de todo!! Lo mejor para mi: las cámaras de fotos antiguas, muy preciosas pero muy caras, y además, ante la demanda, no te dejaban ni hacerles fotos!

Muy pero que muy cerca, y justo en frente, está el Museo del Diseño. Allí vimos una exposición temporal muy interesante: Diseño para vivir, 99 proyectos para el mundo real. Allí se mostraban diseños verdaderamente útiles y estuvo muy guay.


Otro sitio turístico, y que está muy cerca del barrio del Rabal es el Arco del Triunfo (mejor de noche también). Dimos un paseo y aprovechamos para ir a la Plaza del Born, y también a la plaza Catalunya. Muy cerca: el Barrio Gótico y el Macba.

Por lo general nos hizo muy buen tiempo, pero sí que hubo un día que amaneció nublado, algo que no es problema tampoco porque se puede aprovechar igual en museos o de tiendas. Visitamos Plaza España y el Centro Comercial Arenas (donde comimos y a precios razonables).

De allí fuimos a la Caixa Forum a la magnífica exposición de PIXAR , 25 años de animación que estuvo genialísima. Si eres cliente de la Caixa no tienes que comprar entrada (al fin encontré una ventaja por ser cliente de un banco!!). Había mucha gente, pero disfruté más que una niña chica. Visita obligada para todos los que le guste pixar y todas sus películas, dibujos, animaciones, etc.

Cuando salimos de allí, y como no podía ser de otra manera que de noche, vimos la Fuente Mágica de Montjuïc: un espectáculo de música y luces. Muy friki, muy turístico, pero bien ;) Se ve también el Palacio Nacional de Montjuïc, que es el Museo Nacional de Arte de Cataluña.

Para los amantes de la fotografía → Virreina Centre de la Imatge. Muy pequeñito, pero de gran calidad. Jordi Socías nos deleitó con sus brillantes imágenes. Tampoco se podían hacer fotos (al igual que en la de pixar) pero alguna que otra hice con el móvil. Altamente recomendable.

Otro de los sitios por los que hay que pasear es por la Rambla, llegar hasta Colón y ya ver la playa de la Barceloneta y el puerto. Además hay por allí un centro comercial y se puede comer en pleno puerto y a buen precio. Nosotros optamos por unos cubos de la Sureña, que nunca fallan.



Y de noche también, la Casa Batlló: 

y la Pedrera:

Grandes obras modernistas de Gaudí que hay que ver si vas a Barcelona. Y digo de noche, porque además de que hay muchíiiiiiisima menos gente, los colores y las formas se ven iluminados y se aprecian bastante bien. De día no se puede ni hacer una foto de la gente que hay. La casa Batlló por dentro tiene que ser preciosa, pero con los 18€ que vale entrar, y sin descuento de estudiante, se pueden hacer muchas cosas.


Por último, lo que hicimos fue pasear hasta la Plaza de la Virreina, en Gracia. Allí en el Virreina Bar nos tomamos un Vermout (muy típico en Barcelona para la hora del aperitivo) que era casero y estaba bastante bueno (4€ aprox).

No te puedes ir tampoco sin ver la Gran Vía o la Plaza del Ayuntamiento, el Casco Antiguo, el Barrio Judío, La Catedral, y sobre todo, las callejuelas y las tiendecitas que hay. Aún así es una ciudad bastante grande, y nunca da tiempo a verlo todo, lo que es un buen motivo para volver.


Para los que vayais por primera vez a Barcelona: para ir del aeropuerto al centro de la ciudad coged el autobus, y no el tren: sale mucho más barato y tarda menos. Y una vez allí, sacad una tarjeta de metro T10, que vale para varias personas y  son 10 viajes que salen a 1€ cada uno, pues de lo contrario el billete ordinario individual sale a 2'20€.

Y luego ya para volver al aeropuerto hay buses que te dejan en la misma T1, y van con esa misma tarjeta de metro, y hay bastante diferencia hasta los 30€ que cuesta el taxi.

Espero que hayáis disfrutado con todas las historias sobre mi visita a Barcelona. Siempre podéis dejar un comentario y contarme vuestra opinión o vuestras sugerencias.


Muy pronto nuevos posts y nuevas noticias.

Saludos!!


Garfu Fotografía


Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Encarna (miércoles, 04 marzo 2015 19:38)

    Un viaje muy bien aprovechado, y unas recomendaciones buenísimas para visitar Barcelona y no tener que vender un riñón para costearte la estancia. Totalmente de acuerdo contigo en cuanto al Parque Güell, hay tantos turistas que es imposible disfrutarlo, y una proeza hacerte una foto en la que no salgan contigo 20 desconocidos